¿Qué pasa después del parto? Mi experiencia de postparto


photo_2017-06-11_21-31-00

Las mamás primerizas cuando estamos en el embarazo, parece que sólo nos preocupa el parto… cuándo y cómo será, cuánto durará, si dolerá mucho… pero lo que de verdad te cambia la vida es el postparto! En mi caso ya he contado como fue el parto y preparto y ahora iré sacando tiempo para escribir sobre el postparto 🙂

Ya han pasado casi tres meses desde el gran día y cada vez voy haciendo una vida más normal, pero los primeros días fueron terroríficos! supongo que todas las madres pasan esta fase, y yo voy a intentar explicar cómo está siendo la mía… porque esto sólo acaba de empezar, me parece a mi….

 

 

LOS PRIMEROS SEGUNDOS…

Es un alivio, una meta conseguida, un final de proceso.. ya tengo a mi bebé encima del pecho, respirando, siento su peso, siento sus movimientos. Felicidad plena. Comienza una nueva fase en mi vida.

LOS PRIMEROS MINUTOS…

Estamos solos en el paritorio, con una luz tenue, relajados, tomando pecho, le canto a mi bebé y la miro. Soy mamá y ya me lo empiezo a creer!

LAS PRIMERAS HORAS…

Después de dos horas de relajación piel con piel, nos suben a la habitación y le cambian el pañal a la peque. La enfermera nos explica dónde está todo lo necesario y a partir de ahora, los cuidados del bebé corren de nuestra cuenta!. Es una sensación extraña, da un poco de miedito, pero enseguida nos acostumbramos y todo va genial. Cambiamos pañales sin problema! Además nos explican que tenemos que apuntar en una hoja los pipís y popós que vayan saliendo… Esto lo utilizan como otro indicador, para saber si el bebé se está alimentando bien. Si no hace pipí es señal de deshidratación y posiblemente haya que averiguar por qué e intervenir si es necesario.

Después recibimos las primeras visitas. Mi madre y mi hermana han estado esperando todo este tiempo, desde que llegamos al hospital sobre las 17:00 hasta ahora que son poco más de las 20:00, y por fin conocen a la pequeña. También llega la familia de Pau; todos estaban deseando conocerla!

Pau aprovecha y se marcha a casa a ducharse, como fue todo tan de repente, no le había dado tiempo antes! Se ducha, cena, y trae su maleta porque se va a quedar con nosotras estos días.

Euforia. Yo estoy eufórica, puede ser debido a la oxitocina que me acaban de administrar hace unas horas, o puede ser debido a la nueva etapa que nos espera… en cualquier caso estoy llena de energía y súpercontenta. Me levanto, me siento.. no tengo molestias de ningún tipo. Tampoco tengo hambre. Me traen la cena, pero no pruebo bocado hasta las 23:00 o más…

La pequeña Morgana no paraba de mamar y dormir. Es lo único que iba a hacer las próximas horas. Para ser más exactos, se pasó toda la noche enganchada a la teta, pasando de una a otra. Pau y yo apenas dormimos, estuvimos mirándola toda la noche.

 

LOS PRIMEROS DÍAS…

La mañana siguiente del parto vino la ginecóloga a explorarme a mí, yo estaba bien, los puntos estaban bien, las analíticas estaban bien, así que todo bien! Me dejaban paracetamol por si acaso tenía dolores de cualquier tipo, pero no me tomé ni uno en todo el tiempo que estuve (fueron tres noches y dos días, desde el martes noche hasta el viernes por la mañana).

La primera mañana vinieron a bañar a Morgana. Es lo único que hacía la enfermera (y si queríamos podíamos hacerlo nosotros mismos). Su primer baño fue bastante impactante, porque la enfermera, que bañaba unos veinte bebés cada día, los manejaba sin demasiada delicadeza, pim pam y a la toalla! Esto lo hizo las tres primeras mañanas. El agua le gusta bastante, creo que nunca ha llorado por bañarla, pero cuando la sacaban del agua era otra cosa… eso no le gustaba tanto. Después la repeinaba y la envolvía en una mantita y se quedaba fritita y dormía un rato más… entonces yo aprovechaba y me duchaba.

Cuando me duché la mañana siguiente del parto, me noté los pezones muy irritados. Hasta entonces no había notado nada, pero fue con la ducha que lo noté. La pequeña había estado toda la noche mamando, incluso se me hizo una grietita en el pecho izquierdo. Pero seguimos dando y tomando pecho todo el día, era una molestia que podía aguantar… de momento.

El pediatra vino los dos días, es decir el miércoles y el jueves. El miércoles casi lo mato con la mirada cuando le estaba haciendo las pruebas… primero que la despertó con lo tranquilita que estaba después del baño y madre mía qué manera de llorar la pobreeeeee! Le hizo de todo.. apretarle aquí y allá.. yo no podía más de angustia… hasta lo miré con ojos de sangre y le dije – vale ya no?? – pero bueno, todo estaba bien que es lo importante. Al día siguiente vino otro pediatra distinto, y le hizo prácticamente las mismas pruebas, pero vino con una auxiliar que ayudaba a calmar al bebé y fue un poco más “light”. Preguntaron si le daba el pecho y con qué frecuencia (si, a demanda), como vieron que su peso y las deposiciones estaban bien, todo estaba bien y le dieron el alta sin problemas, igual que a mi. El jueves por la tarde le hicieron la prueba del talón; ésta se hace a las 48 h del nacimiento. Otra que casi matamos con la mirada. Le tienen que sacar cinco gotazas de sangre, y para ello le hacen un pinchazo en el talón. El pinchazo es un segundo y se queja pero se le pasa enseguida. Pero luego cuando le retuercen el pie para sacarle las gotas, es cuando la pequeña se pone a llorar y te apetece hacerle lo mismo a la enfermera para que vea si duele o no.

El jueves yo tenía los pechos que ya no podía más, porque Morgana no había parado de mamar cuando quería. Me preocupaba que no estuviera mamando bien. Estuve consultando a varias amigas y al parecer Morgana no estaba abriendo la boca todo lo que podía y por eso se me irritaba, aunque semanas después llegué a la conclusión de que la irritación había sido por estar mucho tiempo, no por hacerlo en mala posición. Los pezones tienen que curtirse y después dejan de irritarse y de doler. Hasta que eso pasara, pedí unas pezoneras para aliviar los dolores durante las tomas, y esto ayudó un poco sólo. Seguía molestando, y es que como no paraba de mamar, los pezones estaban siempre húmedos y no se curaban, a pesar de utilizar las pomadas de lanonina. Aquí la matrona me dio un buen consejo varios días después: utilizar la pezonera de mayor tamaño para evitar el roce del pezón durante la toma y para acostumbrar al bebé abrir la boca más. Esto y dejar los pechos al aire (al principio no usé sujetador) ayudó mucho a bajar la irritación.

Me subió la leche el jueves en el hospital, es decir dos días después del parto. Fue una subida potente, supongo que debido a que la peque había estimulado los pechos un montón las horas después del parto. Como se me había hecho una grietita en el pecho izquierdo, tomaba menos de éste para no tener tanto dolor y tras la subida lo tenía bastante duro (de no extraer la leche). El pecho derecho lo tenía más grande (de haber tomado más de este lado)… fue el desencadenante de que tuviera un pecho mayor que otro (que a día de hoy, sigo teniendo). Ahora mi preocupación era no generar una mastitis por tanta acumulación de leche. Las enfermeras me aconsejaban sacarme la leche manualmente, con un masaje previo, pero eso nunca me funcionó; me dolía mucho así que no lo hacía. También intenté sacarla con sacaleches (en el hospital hay una sala pública donde se puede extraer) pero no me funcionó tampoco. Al final Morgana tomaba del pecho derecho y el izquierdo lo masajeaba con agua caliente. Un par de días después el izquierdo ya no estaba duro y la grieta estaba desapareciendo, pero ella seguía prefiriendo el pecho derecho porque salía leche mucho más fácil, claro.

La primera noche en casa fue una locura! Creemos que al empezar a usar pezoneras, la pequeña tragaba más aire, y por eso tuvo gases. Fue arrancarse a llorar de una manera como no habíamos visto antes, y nos llevamos un susto y una angustia que no veas… después de un rato se le pasó pero después de aquello empezamos a investigar sobre los gases y cómo evitarlos… (esto da para otra entrada del blog). Le dimos gotitas de infusión de anís estrellado un par de veces y después empezamos a darle las bolitas de homeopatía. Cuando cumplió dos meses la llevamos a una fisioterapeuta con experiencia en masajes para bebés y la estuvo explorando de arriba abajo. Morgana no tenía apenas nada, pero otros niños creo que se vacían y se alivian un montón. También le hacemos masajes y la ponemos en posición vertical o boca abajo para que salgan gases. La verdad es que no ha tenido este problema más que dos veces en toda su vida… y parece ser que a partir de los tres meses ya no los tienen porque su intestino ya está totalmente formado. No es algo que nos preocupe demasiado ahora mismo.

Durante los primeros días, apenas salía de casa, estaba todo el día y casi toda la noche dando de mamar y esto me agotaba bastante. El récord fue un día que estuvimos enganchadas unas 8 horas seguidas! tuve momentos de echarme a llorar de desesperación, porque parecía que no acababa nunca… También las noches eran bastante agotadoras porque nos teníamos que poner el despertador y despertar y espabilar para darle una toma por lo menos (para ganar peso los primeros días). Pero dar el pecho a demanda es lo que tiene, hay que esforzarse un poco para poder establecer la lactancia desde los primeros días. Y estoy muy orgullosa porque gracias a eso a día de hoy todavía no ha probado otra cosa aparte del pecho.

Los primeros días estuve estreñida, y hasta el tercer o cuarto día no fui al baño. Tenía también una incontinencia bastante aguda. Cuando tenía que ir al baño, casi no llegaba y me hacía pis antes de bajarme las bragas! Eso se pasó al segundo o tercer día.

El cordón umbilical se le cayó al quinto día.

20170410_123536-1

LAS PRIMERAS SEMANAS…

Con respecto a la lactancia, las primeras semanas fueron las más duras. Más o menos tardamos tres semanas en aprender a mamar y dar de mamar de una forma cómoda. Los primeros días siempre le daba en la posición tumbada, porque era la más cómoda para mí; pero luego para mejorar la postura y posición de la boca, empezamos a hacerlo en la posición tradicional (de cuna, creo que se llama).

Las primeras dos semanas estuve sangrando mucho; eran los famosos coágulos de sangre que salen a medida que se va limpiando el útero, se llaman loquios. Luego las siguientes dos semanas seguí manchando pero era como una regla. Y al final las siguientes dos semanas ya fue mucho menos, como los últimos días de regla. Total que estuve manchando aproximadamente mes y medio.

Las primeras semanas tuvimos que hacer varias compras de ropa, porque todo se le quedaba pequeño muy rápido. Primero en cuestión de días se le quedó pequeña la ropa de 0 meses. Después a las dos semanas ya había que ponerle ropa de 1 mes o de 1-3 meses! tuvimos que comprar sobre todo bodies y pijamas, que es lo que más utiliza y lo que más se mancha. Tengo que decir que esta niña es más alta de lo normal y sobre todo las mangas se le quedaban todas cortas.

LOS PRIMEROS MESES…

Aproximadamente cuando Morgana cumplió un mes o mes y medio, empecé a quitar las pezoneras. Primero sólo en el pecho que tenía menos dañado, y luego en los dos. La verdad es que en cuanto a dolores, no había mucha diferencia con y sin pezonera. La mayor diferencia creo que era al principio de la toma, que es cuando más succiona el bebé, y además el pezón no tiene leche aún. Es cuando se irrita y duele más, así que la pezonera aliviaba mucho eso. Ahora mismo casi con tres meses los pezones no duelen nada de nada! Y puedo amamantar en cualquier posición. Muchas veces lo hago tumbada porque así si se duerme mamando después no se despierta al tener que dejarla…

Lo de portear lo probamos cuando cumplió un mes, y ya parece que va mejor; al principio era demasiado pequeña y no estaba cómoda… hay bebés que les gusta y otros no… Creo que cuando sea más mayor y se sujete ella sola la cabeza, le gustará más. Tenemos fular y mochila, el fular nos ha dado mucho calor y la mochila es más fresquita ahora para el verano. A su padre le encanta lo de la mochila! Siempre que puede se la cuelga…. Más adelante podremos llevar el fular con el nudo de cadera que parece más cómodo para ella y además puede ver el paisaje.

Después de dos meses y pico, Morgana ya duerme en la minicuna de colecho. Hasta ahora dormía con nosotros en la cama, en medio de los dos, con un cojín de lactancia haciendo una U para protegerla de posibles movimientos nuestros. Fue muy cómodo porque le daba de mamar sin movernos apenas (eso sí, siempre del mismo pecho). Pensaba que sería un problema sacarla de nuestra cama pero no. Ahora tampoco tenemos ningún problema para las tomas nocturnas, porque la saco de la minicuna, le doy de mamar, se duerme y la vuelvo a poner en la minicuna. Y todo sin salir de la cama. Muy rápido y eficaz. Y nosotros dormimos tranquilos. No nos desvelamos, a no ser que tenga que cambiar el pañal… Su cuna está colocada en posición transversal a la cabecera de nuestra cama de forma que si levantamos la cabeza la vemos los dos. Es muy cómodo.

A los dos meses y medio más o menos, me levanto un día muy dolorida con contracturas por la espalda y cuello, por la parte derecha, los músculos que utilizo para darle de mamar. En este tiempo he visto que se me estaba cargando la zona, pero no he sabido corregirlo y ahora veo las estrellas… Hay que procurar dar de mamar totalmente relajada y cómoda, sin tensiones; cosa que no es fácil, lo reconozco.

En tema compras también tuvimos que hacer inversiones! Una de las mejores compras fue la cámara vigila-bebés. La compré más o menos a los dos meses de Morgana. Fue cuando empecé a ducharme tranquila, porque aunque no esté durmiendo, puedo ver si está tranquila, cosa que antes no; y no me duchaba a no ser que estuviera totalmente dormida…. La recomiendo mucho!

Otra compra fue la bañera, teníamos una de recién nacido y ya le estaba quedando pequeña. La usábamos dentro de nuestra bañera y había que agacharse y no podías soltar al bebé en ningún momento. Ahora es más grande y tiene una estructura para elevarla, además tiene apoyos en las axilas y no hace falta sujetar al bebé continuamente, así que para mí es mucho más cómodo.. sobre todo de cara al futuro, cuando empiece a pesar lo suyo… También le compramos los primeros juguetes, porque sobre los dos meses empiezan a fijarse en las cosas de colores con sonidos y movimientos, y le compramos un parquecito con cositas colgando, un piano que hace ruido… para que se entretenga… eso sí, de momento dura muy poco, se aburre enseguida. Me dijeron que cada vez estará más tiempo jugando. A ver si es verdad!

LA FICHA TÉCNICA DE MORGANA

No nos podemos quejar lo más mínimo! Morgana es una bebé muy tranquila, buena, y llora muy poco. Desde el principio duerme por las noches tramos de 3-4 horas sin problema. Claro que los primeros días tardaba mucho en mamar y se hacía eterno, pero ahora toma muy rápido y seguimos durmiendo. Una joya. Durante el día también duerme bastante, y si no, suele estar tranquila hasta última hora del día, que ya se altera y a veces cuesta dormirla.

La bañamos casi todos los días, al final de la tarde, antes de la última toma del día. Después suele dormirse, aunque a veces aguanta hasta las 23:00 o más. Las tomas son a demanda, pero suele tener hambre cada tres horas (a veces más a veces menos); aproximadamente serían 8 tomas diarias: 9-12-3-6-9-12-3-6

A las 9 se despierta y le doy una toma y espero a ver si hay suerte y duerme un ratito más. Cuando se despierta está supercontenta, solemos jugar un ratito en la cama y es cuando le doy la vitamina D3 y el colikind. Entonces la visto y la llevo a jugar. Sobre las 11 o 12 toma otra vez y procuro que se duerma, normalmente dando un paseo o yendo a la compra, hasta las 14 o 15 que vuelve a tomar. Después está un ratito despierta, y suele estar con sus abuelos y tías. Llega la toma de las 18 y después hay veces que no duerme nada más hasta la noche, y otras veces se queda dormida un ratito hasta la hora de cenar sobre las 20 o 21. Después cuando se duerme, suele ser ya hasta el día siguiente. Las tomas de las 12, 3 y 6 las hace prácticamente dormida, y la mayoría de las noches se salta una de ellas. Casi todas las tomas son sólo de un pecho y sólo algunas toma de los dos.

Voy mirando las gráficas del pediatra, los percentiles, por curiosidad, porque sé que son sólo una orientación. Con lo que toma, está creciendo mucho! Sobre todo en altura ya desde el principio está en el percentil del 97% (sólo 3 de cada 100 niñas de su edad son más altas que ella). Por lo demás está entre las líneas de 3 y 97 que es lo normal.

photo_2017-06-11_21-27-37.jpg

Edad         Peso (kg)     Altura (cm)  
Nacimiento        3,440                  50
2 días                   –                         –
1 semana            3,100                 52
2 semanas          3,270                 54
1 mes                   4,100                  57
1 mes y ½            4,600                  –
2 meses               5,250                  60
2 meses y ½        5,800                  –

 

Bueno y ya voy a ir dejando de escribir, porque me parece que puedo llegar a aburrir mucho ;P … Aunque seguro que me dejo algo por contar...
Si quieres preguntarme lo que sea, hazlo! Te responderé encantada 🙂

Salud-os y hasta la próxima!

 

 

Anuncios

4 Respuestas a “¿Qué pasa después del parto? Mi experiencia de postparto

  1. Da gusto volver a leerte, ya hacia tiempo. Apuntar solo dos detalles:
    -Lanolina no, es Lanolina 🤗
    -No le dimos anis estrellado, fue anis verde 😊

    Gracias por plasmar esta info Marga, nos prestará leerla dentro de unas décadas 😄😉😘

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s